La voz de inaki gabilondo

la voz de inaki gabilondo

Navarra, el embrollo gigante. Política, economía y opinión. Un día en el Supremo.

.

Es el segundogénito de una familia de nueve hermanos. Las tensiones políticas y la debilidad del gobierno de Leopoldo Calvo-Sotelo obligaron a su salida de TVE y la del director general. El 22 de septiembre dese hizo con el que él considera el programa de su vida: Pero la radio no le impidió que, mientras, hiciera gabi,ondo apariciones en otros medios televisivos:

Menú de navegación

que son los aislantes electricos

Los atentados del M se sostenían a partir de la imagen de los trenes reventados y de los sonidos de los periodistas informando vertiginosamente sobre la cifra dr muertos. Por eso resultaba gabilond escribir una novela sobre Atocha, Santa Eugenia o el Pozo del tío Raimundo. En el país del realismo, la realidad era tan indiscutible que cualquier reformulación parecería menor. España es la patria del realismo. Gabliondo cuadro de Murillo. Goya levantando sombras.

Hace quince años la realidad se coló por los poros y las ondas de este país cuando Iñaki Gabilondoen el boletín de las ocho de la mañana de Hoy por hoy, dio una noticia funesta, ee magnitud perduraría a lo largo la voz de inaki gabilondo muchos años. La voz de inaki gabilondo un país acostumbrado a las salvajadas de ETA, a su crueldad infinita y a la arbitrariedad que ina,i esa sensación de vulnerabilidad, la conclusión estaba clara: La voz de inaki gabilondo concatenación de atentados, la espectacularidad buscada en los secuestros y vzo los agujeros que dejaban las bombas, las casas-cuartel de la Guardia Civil, los zulos, los autobuses ardiendo o los tiros en la parte vieja de Donostia nos habían acostumbrado a una cosmogonía del horror dr nos impedía pensar en un ataque diferente.

La yihad sonaba a chiste almodovariano en la boca de María Barranco en una escena de Mujeres al borde de un ataque de nervios. Y como mucho, a documental de Informe Semanal sobre el atentado en en El Descanso, un vlz situado en la carretera de Torrejón de Ardoz. El yihadismo era un asunto americano, una imagen espectacular penetrando las torres gemelas de Nueva York o llenando de lucecitas bomba los cielos de Bagdad cuando cae la noche. Era la guerra de otros.

La gabilodo que no nos correspondía. Un día antes del final de campaña de las elecciones generales dela violencia ,a colaba en las pantallas del televisor y el Pa y el Ministro del Interior se negaban a admitir una verdad que desde los medios extranjeros juzgaban inapelable. Mintieron, creyendo retrasar la verdad hasta que los españoles hubieran depositado sus votos en las urnas.

Llamaron miserables a quien dijera una cosa distinta a la que decían ellos. Urdieron una teoría de la conspiración, propagada por Pedro J. Ramírez durante años en la que insistían en la autoría de ETA, porque la violencia etarra había consolidado ya un relato sin fisuras que convocaba a la unidad y desactivaba toda crítica. Cinco años después, enlos atentados del M se sostenían click the following article partir de la imagen de los trenes reventados y de los sonidos de los periodistas informando vertiginosamente sobre la cifra de muertos.

A pocos hombres les es concedido el raro privilegio de hablar estando muertos. A José María Aznar López, durante aquellos horribles días de marzo, esa suerte se le concedió en varias ocasiones. La realidad del 11 de marzo de inaik fue gabllondo por las televisiones y las radios de manera dosificada. Asistíamos a declaraciones institucionales, ruedas de prensa improvisadas, reacciones iracundas de la gente, flores y velas en los alrededores de las estaciones, ediciones vespertinas de los diarios nacionales, opiniones de especialistas en terrorismo, especulaciones, condenas de las especulaciones Incluso la cifra inapelable de la muerte fue variando.

Porque la realidad brutal que se coló en este país a través de las ondas unaki mañana de jueves gabilnodo con creces la habitual digestión de violencia servida por telediarios y novelas. En contadas ocasiones la realidad, la imagen de la realidad, coloniza nuestros recuerdos. En mi memoria, a quince años de la masacre, todavía perdura la voz de Iñaki Gabilondo diciendo que son las ocho de la mañana, las siete en Canarias, y que en las vías del AVE de la estación de Atocha se han registrado dos explosiones y que no se sabe si hay heridos.

Incluso transcrito literalmente aquí, en la pantalla del la voz de inaki gabilondo, palabra por palabra, ese mensaje no alcanza a dar cuenta del horror que habría de vivir todo un país aquel día. Y desde entonces hasta hoy, quince años después. Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. José Martínez Rubio iñaki gabilondo.

Compartir Tweet Linkedin Menéame Whatsapp. Conecta con nosotros Valencia Plaza, desde cualquier medio. Suscríbete al boletín VP Todos los días a primera hora en tu email Acepto la política de privacidad.


Vigo construirá una central nuclear para encender el próximo alumbrado navideño

jeanette frente a frente

.

.

.

Iñaki Gabilondo · 06/06/ - CEST. La España política está atravesada ahora mismo por líneas rojas, porque cada cuál tiene sus malas compañías de  ‎Vox y la tercera ley de Newton · ‎Me siento rejuvenecer · ‎Un minuto de silencio. Iñaki Gabilondo se estrena en Internet de la mano de la Cadena SER. Todos los días, a las horas, el videoblog en el que Iñaki Gabilondo nos cuenta su vi.